¿Cómo puedo salir de las deudas?

Una de las consecuencias más lamentables del sistema financiero en el que nos desenvolvemos y la gran facilidad con la que actualmente es posible conseguir créditos o préstamos es, sin duda, que su mala utilización puede llevar a endeudarnos más de la cuenta, mermando nuestra situación económica y dejándonos en un peor pie en el que estábamos en un comienzo. Pues bien, si estás en esta situación, no desesperes y concentra tus esfuerzos en encontrar la mejor forma de salir de este mal paso. Para ello, parte por considerar esta serie de consejos que pueden ayudarte a aclarar un poco la situación en la que estás y a tomar de aquí en adelante las mejores decisiones posibles.

  1. Si posees tarjetas de crédito o débito, deja de usarlas inmediatamente. Si no crees poder hacerlo, simplemente rómpelas con una tijera y evitarás cualquier tentación que te hunda más en una paupérrima situación económica. Deja sólo una cuenta para usar en caso de emergencias y convérsalo con tu círculo más cercano para que te ayuden a ceñirte estrictamente a este plan.
  2. ¿Te cuesta llegar a fin de mes y, llegado ese momento, no sabes en qué gastaste tu dinero? La solución es simple. Anota todos los gastos que realizas día a día, por muy pequeño que ellos sean. Revísalos y notarás que esos caprichos que te parecían insignificantes, al ser sumados constituyen una gran suma de dinero que puede ser el motivo por el que no estás logrando ser solvente. Corta inmediatamente esas inversiones y sal de casa con lo justo para evitar tentaciones.

Salir de las deudas

  1. En este mismo sentido, una buena forma de ahorrar y, de este modo, poder conseguir llegar a final de mes con algo más de dinero que te permita pagar tus deudas poco a poco, es aprovechar los descuentos a los que puedas acceder en la compra de alimentos y artículos básicos y totalmente relevantes. Privilegia las marcas alternativas y no caigas en tentaciones innecesarias que sólo te perjudicarán en vez de ayudarte a salir de este momento.
  2. Considera vender alguna de las cosas que tengas en casa y que no uses, o bien que utilices pero cuya mantención salga más costosa que prescindir de ellas. Siéntate a conversar con tu familia y piensen si realmente es necesario mantener lujos como por ejemplo tu automóvil. Calcula los gastos que realizas en este sentido y, si son mayores a la cantidad que gastarás en transporte público, es mejor que por ahora vendas este preciado ítem y uses ese dinero para pagar deudas impostergables. Quizás debas esforzarte más para salir de casa o bien uses más tiempo en llegar a tu trabajo pero, considerando el momento en el que te encuentras, debes sí o sí hacer sacrificios en pos el bienestar de tu familia y tus finanzas.
  3. En caso que tus deudas sean con más de una entidad bancaria o financiera, considera optar por contratar un crédito que pague tus deudas por completo para que así después sólo tengas que pagar una sola cuenta. Esto debería ser de gran ayuda ya que evitarás pagar en exceso por intereses de deudas vencidas y, además, ordenará tu serie de préstamos en un solo acreedor. Eso sí, no olvides cotizar hasta el hartazgo y, por supuesto, asesorarte por expertos en el tema en caso que optes por esta decisión y, si lo haces, medítalo muy bien o el remedio terminará siendo peor que la enfermedad.
Sponsored Links
Fernando LastarriaFernando Lastarria Es periodista con magister en Análisis Financiero, un diplomado en Comunicación Estratégica y gran experiencia en medios económicos. Es asesor en comunicaciones para diversos fondos de inversión y banca privada.

Artículos Relacionados

5 Comentarios en “¿Cómo puedo salir de las deudas?

  1. Yo sali de las deudas gracias a Jesucristo, nuestro señor. Me encomendé a su misericordia, y me ayudó con mis problemas financieros. Nunca le den la espalda a quien más puede ayudarlos.

  2. Estoy muy mal, las deudas me tienen a punto de perderlo todo. En esta situacion uno deberia poder pedir ayuda a alguien, no sirve este modelo que te obliga a endeudarte.

    1. Estoy igual, ya no me queda nada que vender. Estoy pensando en irme a otra ciudad con mi familia y partir de cero. El problema es encontrar trabajo, pero las cosas ya no pueden ser peores.

  3. Para salir de las deudas, decidí empezar un negocio propio, con poco dinero me compré un carrito de comida y empecé a vender afuera del metro. Se gana bastante, aunque no lo crean, solo hay que perder la verguenza.

Comments are closed.

Sponsored Links